ATCP Asociación Técnica de la Celulosa y el Papel

Please install Flash® and turn on Javascript.

Hágase Socio
Ingreso Socio
 

Efectos de los incendios forestales en el mercado de la madera

Los incendios que asolaron los bosques de Galicia en el año 2006, y cuyas consecuencias aún sufre la industria forestal gallega y, por extensión, las industrias de primera y segunda transformación, constituye un buen modelo de referencia para el análisis de las consecuencias, siempre negativas, de estos desastres ecológicos sobre los mercados de la madera y sobre el conjunto de la cadena de valor de este material
Bomberos actuando en uno de los focos de incendio

Un incendio forestal no tiene nunca consecuencias benéficas. Ni una. Y sí, en cambio, muchas consecuencias negativas. Las más evidentes son también las más inmediatas: la pérdida de ecosistemas, la erosión del terreno, la pérdida de hábitat para muchas especies animales, la pérdida de vidas humanas (con frecuencia), la pérdida de bienes materiales y la que se deriva de los costes de la actividad desplegada para apagar el incendio y revertir, en lo posible, sus efectos. A todo ello hay que añadir, en el caso de los incendios muy grandes, una súbita sobreabundancia de determinadas maderas en los mercados (la procedente de las sacas) que presionan los precios a la baja y, en el caso de los incendios muy grandes, pueden tener efectos durante años, y son el preludio de futuros desabastecimientos.

Galicia, año 2006

En agosto del año 2006 ardió Galicia. Por los cuatro costados, o casi. Se declararon 1.970 incendios forestales, 37 de ellos muy grandes, que arrasaron sobre todo las provincias de Pontevedra y A Coruña. En total, se quemaron entre 80.000 y 90.000 hectáreas (las cifras varían de una fuente a la otra; desde las 77.000 que calculó la Xunta hasta las 175.000 que dejó caer el PP de Galicia; el Ministerio de Medio Ambiente y el Centro Europeo de Información Forestal coincidieron en torno a unas 86.000, la Comisión Europea calculó 88.000 y el CSIC, 92.058). Las pérdidas económicas se cifraron, según la Xunta de Galicia, en 99 millones de euros. Es una cifra puntual, a la que habría que sumar los millones de euros perdidos por el subsiguiente desplome del precio de la madera en los mercados; especialmente la de eucalipto, una de las especies más utilizadas y, en consecuencia, más cultivadas en Galicia.

Ocurre siempre tras un incendio forestal, pues entonces los propietarios de los terrenos forestales incendiados proceden a la saca de la madera, una práctica muy habitual: una vez eliminadas las ramas y los restos vegetales, así como la madera que haya quedado carbonizada, aún queda una gran cantidad de madera en más o menos buenas condiciones de uso. Se trata de madera verde, pero a veces afeada, oscurecida en parte por el efecto del fuego, desecada en parte por el mismo efecto, lo que hace que al ser sometida al proceso habitual de secado en autoclave, y a media plazo, tenga comportamientos impredecibles.

Publicidad Ver más

Please install Flash® and turn on Javascript.

Please install Flash® and turn on Javascript.

Noticias
Ver Noticias Anteriores Ver más
Enlaces Ver más

Please install Flash® and turn on Javascript.