Entrevista

Proyecto FONDEF

VALORIZANDO EL BOSQUE QUEMADO

Recuperar el valor de las plantaciones de Pino radiata siniestradas, situación que afecta la industria forestal nacional, es el principal objetivo que motivó a estos académicos del Departamento de Ingeniería en Maderas de la Universidad del Bío-Bío a investigar a fondo este problema. La investigación, de interés público, denominada “Caracterización de la madera de Pinus radiata D.Don proveniente de plantaciones siniestradas para la fabricación de productos de alto valor agregado”, es liderada por los profesores Gerson Rojas (PhD) y José Navarrete (PhD), director y director alterno, respectivamente.

 

Los motivos que impulsaron a estudiar esta especie, explica Rojas, se basa en su importancia relativa respecto de las otras que conforman las plantaciones existentes, que en este caso representan alrededor de un millón y medio de hectáreas, las que sustentan la industria maderera del país.

 

Esta iniciativa, que inicialmente fue apoyada por la empresa Aserradero San Francisco, ubicada en

la zona de Concepción, fue presentada al concurso Fondef Idea del año 2016 y aprobada a fines de noviembre del mismo año, unos meses antes de las devastadoras consecuencias de los incendios forestales ocurridos el verano de 2017, que azotaron especialmente las zonas forestales de las regiones de O’Higgins, Maule y Biobío. Estos hechos hicieron que este proyecto tomara mayor relevancia, dada la amplia extensión de territorio de plantaciones afectadas, calculándose alrededor de 200 mil hectáreas.

 

Rojas explica que, a raíz de toda esta situación, surge la incógnita sobre qué hacer con el bosque siniestrado, dado que la información existente indicaba que normalmente este se reduce a la fabricación de leña y astillas para combustible en hogares y plantas madereras que utilizan calderas, dando cuenta de que no existe una mayor estrategia post incendio. Navarrete agrega que, “probablemente las empresas grandes realizan sus propios estudios para, por ejemplo, realizar alguna reconversión del material, pero no existía nada similar en documentación impresa a la cual las personas pudieran acceder en forma pública”. Es por esto que el proyecto viene a entregar esta información faltante, tomando en cuenta que, al hablar de bosque siniestrado, su valor económico puede disminuir hasta un 40%.

 

Detalles de la investigación

 

En Chile existe, respecto a las propiedades de la madera de Pino radiata en su estado normal, variada información, no así para el caso de la madera que proviene del bosque quemado. Es así como el proyecto nació para generar esta información y suplir este vacío, lo que significó evaluar su durabilidad y propiedades físicas, químicas y mecánicas, así como también su trabajabilidad, esta última asociada al comportamiento de la madera ante diferentes procesos de transformación mecánica con las propiedades de árboles no siniestrados de la misma especie. “En este proyecto se está evaluando cualitativamente y cuantitativamente la calidad superficial de los procesos de lijado, cepillado, moldurado, taladrado, torneado y escopleado”, aseveró Rojas.


Para llevar a cabo el estudio, fueron seleccionados y cosechados, durante julio y diciembre de 2017 árboles siniestrados y de control donados por Forestal Mininco, desde su predio El Gomero localizado en los alrededores de Rere, comuna de Yumbel. Los ensayos tuvieron como propósito comparar para dos períodos de tiempo, 6 y 10 meses, las propiedades de la madera obtenida a partir de los árboles siniestrados con aquella producida de árboles no quemados. También se está estudiando, para los meses de muestreo señalados, la susceptibilidad de esta madera al ataque de hongos manchadores y de pudrición. Para este efecto, pequeñas muestras de madera, bajo la corteza, fueron extraídas y sembradas en medios de cultivo sólido, a partir de la cuales hongos fueron aislados e identificados mediante técnicas de biología molecular.


La presencia o ausencia de hongos manchadores y/o de pudrición será utilizada como indicador del nivel de biodeterioro de la madera siniestrada. Navarrete señala que “es posible anticipar para la madera con 10 meses de permanencia en el bosque, visto que se identificaron hongos manchadores y de pudrición creciendo en muestras recolectadas a los 6 meses, mayor abundancia de estos microorganismos y por ende mayores niveles de biodeterioro”.


Respecto a las propiedades físicas y mecánicas de la madera siniestrada, Rojas indica que, en general, los resultados dentro de estos seis meses, muestran que no hay diferencias entre la madera de control y la madera siniestrada. Con los resultados del proyecto, se espera responder la pregunta de “cuánto el comprador puede aceptar como castigo a la venta de este material, porque hoy eso está en tierra de nadie”, señala Navarrete, haciendo alusión a que el vendedor tiene el apremio de vender, con la idea de que el material se degradará rápidamente o si puede esperar un poco más.

 

Actualmente están realizando los análisis de todos estos datos, y en una segunda etapa la idea es que los resultados se puedan evaluar en términos de un producto.” Toda la información que encontremos ahora será la base para lo que vendría después”, destaca Navarrete. Los resultados de este proyecto debieran proporcionar antecedentes suficientes para concluir en qué grado el tiempo de permanencia de los arboles siniestrados en la plantación disminuye las propiedades y características de la madera, cuyas definiciones estarán disponibles para consulta pública, favoreciendo tanto a empresas privadas, organismos gubernamentales y en especial a las pequeñas y medianas empresas.