Entrevista

Donald White 

IMPACTO EN EL CICLO DE VIDA FORESTAL 


En una amena conversación, el profesor adjunto de la Universidad de Murdoch en Australia nos recibió en dependencias del Hotel El Araucano de Concepción para conocer más acerca de su trabajo como investigador en el ámbito forestal y de qué forma ha ligado su vida laboral a nuestro país.

Aumento de la mortalidad en plantaciones de Pynus y Eucalyptus, es el título de la ponencia con el que este investigador forestal inició el módulo de innovación, en el marco de nuestro pasado Encuentro Técnico 2018.

Por casi 30 años, este investigador ha colaborado con la industria en los países oceánicos, con el fin de desarrollar una respuesta estratégica al riesgo de sequía en los climas variables, especialmente al sur de Australia. Respecto a lo anterior, comentó que “en aquél país ha aumentado la mortalidad de árboles en las plantaciones, sin embargo es posible predecir la mortalidad para mejorar la productividad en un clima cambiante”.

Destaca que en los últimos veinte años, la frecuencia de la mortalidad en los bosques nativos y plantaciones forestales ha aumentado en todas las regiones templadas del mundo, lo cual incluye a Chile. Precisa que el mecanismo de la mortalidad de los árboles durante la sequía solo se comprende de forma parcial. “De particular relevancia para el manejo de plantaciones serán los cambios en la frecuencia de eventos extremos climáticos, los cuales causan la mortalidad en los árboles. Por eso hoy mi enfoque está en el desarrollo y la aplicación de la capacidad de modelar la mortalidad en plantaciones de Pinus y Eucalyptus”, señaló.

En su exposición comentó que es posible anticipar un aumento en la frecuencia de las olas de calor, definidas como los días en que las temperaturas alcanzan más de 35 grados. “Este tipo de temperaturas, si se experimentan durante el tiempo suficiente, puede causar daño tisular y la muerte. Cuando las temperaturas alcanzan los 40 - 50 grados, la mortalidad puede ocurrir muy rápidamente, especialmente si los árboles tienen estrés hídrico”, precisó el investigador.

Comentó que, de todas las condiciones climáticas, la lluvia es la más discutida y la más difícil de predecir. Sin embargo, agregó que “está claro que en el sur oeste de Australia ha habido mucha menos lluvia desde 1974 que en los primeros 75 años del siglo XX, alrededor de un 25% menos”.

Ahora, ¿cuál es la situación en nuestro país?. Donald White aclara que no se prevé que los cambios en las precipitaciones sean tan graves comparativamente con Australia. No obstante, precisó que “recientemente en Chile hemos visto un período de casi diez años de lluvia por debajo del promedio. Además, creo que podemos estar de acuerdo en que habrá años de poca lluvia y, junto con el aumento de la temperatura, esto puede aumentar el riesgo de mortalidad por sequía”, advirtió el investigador.

 

Científico itinerante

Commonwealth Scientific and Industrial Research Organization (CSIRO) es el organismo donde White se desempeñó por casi 26 años. Con sede central en Australia, su labor consistió en estudiar las interacciones entre los bosques y el agua, incluyendo tanto el efecto de los bosques en la disponibilidad de agua como el efecto de la sequía en los bosques.

Asimismo, cuenta con una amplia experiencia como científico asociado a diversas universidades de ese país, entre las cuales se encuentra la Universidad de Tasmania, para quien trabaja como investigador asociado en el Centro Nacional para las Industrias Forestales Futuras en la Escuela de Ciencia de Plantas.

Donald actualmente divide su vida laboral entre el país oceánico y Chile. Desde 2015 ha trabajado nueve meses al año en un proyecto de ecohidrología en plantaciones y bosques naturales para la empresa Arauco en Concepción, el cual apunta a cuantificar el efecto del establecimiento de plantaciones, particularmente de Eucalyptus, sobre la evaporación y el flujo de la corriente. ”Este proyecto es la primera comparación directa de plantaciones de Pinus y Eucalyptus con bosque nativo desde la escala de la plataforma hasta la cuenca, estamos trabajando en 15 cuencas desde Valdivia en el sur hasta Constitución hacia el norte”, precisó.

Por su parte en Australia, hoy sus esfuerzos se centran en desarrollar un curso de maestría internacional, con énfasis en la producción forestal en zonas climáticas templadas y mediterráneas en el hemisferio sur. Asimismo, es consultor de Whitegum Forest and Natural Resources, donde apoya el desarrollo y la aplicación de I+D para apoyar la gestión sostenible de los bosques.

Esto incluye la redacción o edición de documentos científicos, el desarrollo de propuestas, facilitación de reuniones científicas, diseño experimental, asesoramiento independiente sobre la adaptación a la sequía, el uso de agua en los bosques y el manejo de bosques en entornos con escasez de agua.

Su familia vive actualmente en Australia, visitándola cada vez que su vida laboral se lo permite. Espera continuar su trabajo en Chile y que el próximo año su esposa y nieta se muden a nuestro país, lugar donde reconoce estar a gusto con la vida y la sociedad, pero sobretodo el realizar caminatas a las montañas.

No cabe duda de que “Don”, como lo llaman sus cercanos, es un apasionado del mundo forestal y sus intenciones son continuar formando redes de apoyo entre investigadores, “disfruto el desafío de pensar en los problemas de manejo forestal y cómo pueden ser informados por la ciencia fundamental. Estoy abierto a ideas para nuevos proyectos desde cualquier parte del mundo y estoy feliz de invertir tiempo en desarrollar propuestas de colaboración”, señaló White.