Entrevista

Dra. Gladys Vidal, investigadora Universidad de Concepción


CAMBIANDO EL FOCO


La profesora titular de la Facultad de Ciencias Ambientales y del Centro EULA-Chile, de la Universidad de Concepción, presentó en las Jornadas Técnicas una mirada sobre cómo debería plantearse la nueva relación entre la industria y el medio ambiente.


La doctora Gladys Vidal fue la encargada de abrir el tercer módulo de las Jornadas Técnicas 2017, espacio dedicado a abordar temas relacionados con Medio Ambiente, Seguridad y Salud. En su exposición "Desafíos ambientales para la industria de la Celulosa y el Papel", la investigadora del Grupo de Ingeniería y Biotecnología Ambiental de la Universidad de Concepción invitó a los presentes a repensar la relación de la industria y su entorno, cambiando el centro de la discusión.


- ¿Cuál ha sido el modelo imperante en la manera de abordar los asuntos medio ambientales en la industria de la celulosa?

El modelo imperante que han seguido los sectores productivos es una visión clásica del control ambiental desde una aproximación de “End-of-pipe”. La ecoeficiencia ha sido el objetivo de trabajo en donde la suposición de flujos unidireccional y lineales de materiales son optimizados por la industria: las materias primas se extraen del medio ambiente, se transforman en productos y finalmente los residuos son eliminados (tratados y/o dispuestos). En este sistema, las técnicas ecoeficientes buscan solo minimizar el volumen, la velocidad de generación y la toxicidad del sistema de flujo de materiales, pero esta filosofía de trabajo es incapaz de alterar su progresión lineal. Algunos materiales se reciclan, pero a menudo como esta solución es al “final de cañería” (En-of-pipe), los materiales ya no tienen propiedades para ser reciclados.


- En su exposición, explicó una serie de elementos que es crucial cambiar para mejorar la relación con el medio ambiente. ¿Podría definir estos aspectos?

Uno de los grandes desafíos ambientales de la industria de la celulosa y el papel es poder migrar hacia una visión productiva de “Economía circular”. Este modelo considera un sistema económico que entiende los ecosistemas como parte del proceso productivo, cuya consecuencia es una producción restaurativa y regenerativa y tiene como objetivo mantener los productos, componentes y materiales en su máxima utilidad y valor en todo momento del ciclo productivo. Este concepto de producción distingue ciclos técnicos y biológicos.


Una economía circular es un ciclo de desarrollo positivo continuo que preserva y realza el capital natural, optimiza los rendimientos de los recursos y minimiza los riesgos del sistema mediante la gestión de existencias finitas y flujos renovables. Funciona eficazmente en cada escala. Sin embargo, es muy importante una estrecha conexión y madurez entre todos los actores del sistema productivo para poder hacer efectivo todos los ciclos que están implicados en este modelo de producción.


- ¿Cuál es la visión que ofrece un modelo de economía circular?

En contraste con el enfoque de minimización y el concepto de ecoeficacia, la economía circular propone la transformación de los productos y sus flujos materiales asociados de modo que formen una relación de apoyo con los sistemas ecológicos y el crecimiento económico futuro.

El objetivo no es minimizar el flujo de materiales de la cuna a la tumba, sino generar "metabolismos" cíclicos, de cuna a cuna, que permitan a los materiales mantener su estatus como recursos y acumular inteligencia a lo largo del tiempo. Esto genera inherentemente una relación sinérgica entre sistemas ecológicos y económicos, un reajuste positivo de la relación entre economía y ecología.

- ¿Qué ventajas para la empresa significaría abrazar esta nueva forma de desarrollo?

Como se indica anteriormente, la economía circular propone la transformación de los productos y sus flujos materiales asociados de modo que formen una relación de apoyo con los sistemas ecológicos y el crecimiento económico futuro. Esto no es nada nuevo, existen empresas en el país, que ya están trabajando en poder entender la composición de todos sus residuos (recursos, si se produce con estándares de calidad constante) y dar diferentes destinos de aplicación. Por ejemplo, residuos que por su composición pueden ser ocupados en otros sistemas tecnológicos o ser devueltos a ecosistemas que necesiten esos nutrientes, convirtiéndolos en recursos muy valorados para los ciclos biológicos. Sin embargo, es importante que esta visión también sea parte de las personas encargadas de hacer las leyes, por ejemplo, para poder efectivamente cerrar el ciclo en cuestión.


Esta nueva forma de trabajo bajo un enfoque de economía circular, tiene muchos desafíos, entre otros desafíos en la educación de todos los involucrados, legislación e investigación y formación de capital humano, que permita avanzar en esta forma de producción más sustentable y que reduce efectos sobre el cambio climático.

- ¿Cuáles son las principales tareas pendientes en la relación industria/medio ambiente en nuestro país?

Las tareas pendientes dicen relación con el acercamiento a los logros de la sustentabilidad de los diferentes sectores productivos. Estas tareas son en conjunto Industria-Estado-Universidad-Sociedad y no solo tienen que ven con la relación industria – medioambiente, sino también con la búsqueda de calidad de vida de las personas donde los sectores productivos están haciendo uso del territorio del país. La sustentabilidad es la que hará que el país pase al desarrollo real, integral.


- ¿Qué cambios en la normativa han impulsado avances hacia una mejor conservación del medio ambiente, impulsando a la vez el desarrollo industrial?

El concepto fundamental para generar normativas es la consideración de la conexión entre la actividad productiva y los requerimientos ambientales para la conservación de la biodiversidad de los ecosistemas. Estos requerimientos son los que han dado lugar a las normativas y avances que tiene el país hasta hoy día. Todos estos logros son fundamentales no solo para proteger la vida de los ecosistemas, sino también, la salud pública y la calidad de vida de la población.