Perfil ATCP

Luis Arriagada, socio fundador ATCP Chile

Liderazgo con historia

 

El ingeniero civil químico puede contar con orgullo que participó en la puesta en marcha de casi todas las plantas papeleras en Chile, además de varios proyectos en el extranjero. Su trayectoria profesional está marcada por el espíritu asociativo, persiguiendo siempre la colaboración entre profesionales del sector.

 

 

Líder como pocos, Luis Arriagada fue uno de los fundadores de la ATCP Chile. “Nos reunimos en las Termas de Catillo y dimos cuerpo a esta asociación, que tenía como objetivo aglutinar a la gente del sector en torno a una idea común. Nuestro propósito era reunir a los profesionales, que se conocieran y pudieran compartir experiencias, no solo entre las mismas plantas sino a nivel nacional, y creo que mantenemos ese espíritu”. No era la primera vez que don Luis ejercía cargos gremiales, pues antes fue presidente de la Asociación Nacional de Supervisores de la Celulosa y el Papel, organización que se opuso a la estatización de la “papelera” en tiempos de la Unidad Popular.

 

Egresado en 1964, comenzó su carrera en Planta Laja, como dice “semillero de todos los profesionales que trabajamos en este sector”. Era uno de los ocho egresados de esa generación, quienes aún se reúnen hoy. “Dos de ellos, lamentablemente, ya han partido, pero aún nos damos el tiempo de vernos un par de veces al año”, comenta.

 

Cinco años le parecía un buen tiempo para aprender, conocer y cumplir una etapa. Así, se trasladó a Concepción, a lo que hoy es Papeles Bío Bío, donde también estuvo cinco años. Inquieto, se trasladó a Santiago, al área de investigación del Instituto Forestal. “Lo veo ahora hacia atrás. La forma en que se estructuraba la empresa y cómo se manejaba era muy diferente. Hoy el estilo es mucho más participativo, pero queda mucho por mejorar”.

 

Tras un corto paso por los laboratorios, las faenas en la fábrica lo llamaron una vez más, para integrar el equipo que formó la Empresa Celulosa Constitución, para reactivar el proyecto en esa ciudad.

 

Fuera de Chile y de regreso

 

Una vez más, su instinto aventurero lo motivó a dejar la gerencia de planta de Celulosa Constitución y se fue a Estados Unidos. Allí, con su esposa y cinco hijos, estudió y logró incluso un trabajo en San Francisco, California. El primer año fue duro, pues, como cuenta don Luis: “yo juraba que sabía hablar inglés, había viajado mucho, pero no era lo mismo ir a clases y comunicarse a diario en esa lengua”. Tras 5 años en Estados Unidos, tomó la decisión de volver a Chile, pues su hijo mayor estaba por terminar la Enseñanza Media y ya en la Universidad sería más difícil que pudieran regresar al país.

 

Ya en su patria, participó en los proyectos de Papeles Sudamérica, hoy Planta Santa Fe de CMPC, en Papelera Concepción y en la construcción y puesta en marcha de Licancel. A día de hoy, se desempeña como consultor en el área de forestal, celulosa y papel.

 

Sobre su rol en ATCP, donde fue Presidente en dos periodos (1996-1999 y 2008-2009), don Luis explica: “Nunca fue fácil lograr la participación del personal de la fábricas, porque esto significaba pedir permiso. Motivar a la gente no es fácil. Pero sentía que había conciencia de la necesidad de pertenecer a un grupo humano cuyos intereses son comunes. Eso hay que cultivarlo”.