Reportaje

LA RUTA ENERGÉTICA

Desde la unificación del Sistema Interconectado del Norte Grande (SING) y el Sistema interconectado Central (SIC) a fines del año 2017, el Sistema Eléctrico Nacional ha permitido potenciar la incorporación de Energías Renovables No Convencionales (ERNC) en nuestro país.

Durante los últimos años, las energías renovables han presentado índices de crecimiento muy rele vantes y en la actualidad este tipo de fuentes no solo ya son parte importante de la matriz energética chilena, sino que aspiran a convertirla en una matriz donde la generación sea dada en forma exclusiva a través del viento, el sol, el agua, el calor de la tierra, las mareas, la biomasa y la eficiencia energética, entre otras. 

Algunos de los muchos ejemplos de este tipo de energías son los instalados en el Norte Grande, tal como lo vemos en la región de Arica y Parinacota con la energía solar fotovoltaica. El proyecto instalado en Pampa Camarones posee una capacidad instalada de 2.100 MW y con un potencial de generación de 1.300.000 MW. En cuanto a la energía termosolar, se encuentra “Cerro Dominador” en la región de Atacama, convertida en la primera planta de torre en Latinoamérica que entrega un potencial de generación de 550.000 MW. 

Liderando la modernización con sello ciudadano 

Ruta Energética 2018-2022 es el programa que el actual gobierno del presidente Piñera ha presentado, a través de un proceso de consulta ciudadana y que consta principalmente de 7 ejes y 10 megacompromisos.

 En primera instancia, se incluyó un eje para avanzar en la modernización del sector energético. Asimismo se estableció un eje que incluya las acciones que mejoren la calidad de vida de la ciudadanía en materia de energía, relevando un sello social a la política energética. A éstos se sumaron dos ejes adicionales, uno enfocado en la necesaria infraestructura energética que el país requiere para un desarrollo sostenible y otro en cómo aprovechar el potencial renovable y, a su vez, enfrentar el desafío del cambio climático y de los contaminantes locales en el sector energético. 

Como parte de la modernización, y para hacer énfasis en la necesidad de acelerar el aprovechamiento de las oportunidades que hoy en día ofrece la electromovilidad, se decidió incorporar un eje sobre transporte eficiente, sobre el cual autoridades en la materia han proyectado aumentar en hasta 10 veces su utilización. 

La educación y cultura en cada una de las temáticas contenidas en el resto de los ejes, se proyecta como un tema transversal que permitiría mante - ner en primer orden la participación ciudadana. 

Respecto a los megacompromisos asumidos, la Ruta Energética 2018-2022 establece el levantar un mapa de vulnerabilidad energética del país, identificando a las familias que no cuentan con electricidad y otros servicios energéticos, con miras a acor - tar las brechas existentes. En segundo término, busca modernizar la institucionalidad energética para aumentar la eficacia gubernamental y pres - tar un mejor servicio a la ciudadanía. El reducir en un 25% el tiempo de tramitación ambiental de los proyectos que se acojan al Plan+Energía, es otro de los plazos registrados en los últimos cuatro años. 

Otro punto es alcanzar cuatro veces la capacidad actual de generación distribuida renovable de pequeña escala (menor a 300 KW) al 2022. Asimismo, hacen énfasis en aumentar en al menos 10 veces el número de vehículos eléctricos que circulan en nuestro país y modernizar la regulación de la distribución eléctrica mediante un proceso participativo, de manera que se permita recoger las nuevas realidades del sector energético y faciliten su implementación, en forma eficiente y competitiva.

 Del mismo modo,busca establecer un marco regulatorio para la eficiencia energética que genere los incentivos necesarios para promover el uso eficiente de la energía en los sectores de mayor consumo (industria y minería, transporte y edificaciones), y crear una verdadera cultura energética en el país. 

Por último, se indica el inicio del proceso de descarbonización de la matriz energética a través de la elaboración de un cronograma de retiro o reconversión de centrales a carbón. Asimismo, se indica capacitar a 6.000 operarios, técnicos y profesionales, desarrollando competencias y habilidades en la gestión y uso sostenible de la energía. 

Biomasa Forestal 

Desde hace décadas que la leña se ha convertido en un elemento vital en la zona centro sur de nuestro país al momento de calefaccionar. De manera más reciente, sus derivados como las briquetas, el chip y el pellet térmico, han ido introduciéndose con mayor fuerza en el mercado industrial y, de forma más paulatina, en el uso domiciliario. 

Dentro de los megacompromismos que aborda la Ruta Energética, está el objetivo de ingresar el próximo año un proyecto de ley que busca declarar la biomasa forestal como un biocombustible sólido, es decir leña y sus derivados, otorgando al Ministerio de Energía las atribuciones necesarias para establecer especificaciones técnicas y el reglamento de aplicación para la comercialización de la leña en zonas urbanas. 

Por su parte, a través de su línea de acción de bioenergía, el Instituto Forestal INFOR, perteneciente al Ministerio de Agricultura, está participando de los esfuerzos a nivel país para diversificar la matriz energética nacional y así aumentar el uso de las ERNC, realizando estudios y analizando la experiencia de otros países para determinar la eficiencia y beneficios de las plantaciones forestales destinadas a uso energético, también conocidas como bioenergéticas o dendroenergéticas. El organismo declara que la biomasaproveniente de este tipo de plantaciones dedicadas, es una alternativa eficiente y amigable con el medio ambiente, que puede ser usada en distintas formas, desde chips para combustión, hasta sus modalidades más elaboradas como briquetas y pellet, además de su uso como leña.

 De acuerdo a sus investigaciones efectuadas en la zona del Biobío, existe una superficie importante de suelos sin uso y que, por lo general, pertenecen al segmento de pequeños y medianos propietarios forestales, que requieren nuevas opciones, tanto técnicas como económicas, para generar un retorno económico desde este tipo de suelos.

 Como una forma de contrarrestar este hecho, INFOR ha propuesto el programa FIC BIOBIO-INFOR, el cual contempla el fortalecimiento de la competitividad del sector de las energías renovables y de la Pyme forestal, a través del desarrollo de herramientas de apoyo a la gestión y encadenamiento productivo para el abastecimiento sustentable de la biomasa forestal para su uso en generación de energía. 

Energía Geotérmica 

El año 2017 se inauguró en Cerro Pabellón,ubicado en la comuna de Ollagüe, Región de Antofagasta, la primera planta geotérmica de Sudamérica, ubicada en el Desierto de Atacama, a 4.500 metros sobre el nivel del mar, la cual está compuesta por dos unidades de una potencia instalada bruta de 24 MW, cada una por un total de 48 MW de capacidad. 

Esta es la primera planta en Sudamérica que genera electricidad a partir del calor de la tierra, aportando 340 Gwh anuales al Sistema Interconectado de Norte Grande (SING) a partir de dos unidades gemelas de 24 MW cada una. Lo anterior aporta a las necesidades de consumo anual de más de 165.000 hogares chilenos, evitando la emisión a la atmósfera de más de 166.000 toneladas de CO2 cada año. La construcción de la planta requirió de una inversión cercana a los 320 millones de dólares.